Entrevista con apoderados

Primero que nada, nos tenemos que enfocar en la trascendencia que hay detrás del proceso comunicativo entre el profesor/docente y los apoderados. Si recordamos el “dominio D” del “Marco para la buena enseñanza” (Responsabilidades profesionales), nos dice que el profesor debe tener la responsabilidad de preocuparse y comprometerse con la “comunidad” educativa, que alude a los colegas, administrativos, funcionarios y apoderados del establecimiento. La relación entre el apoderado y la institución es primordial para el desarrollo educativo del alumno, y el profesor corresponde al ente mediador de dicha circunstancia.

Es bien sabido que la entrevista es un medio por el cual podemos dar y obtener información relevante en relación a la educación de los alumnos. Hay una razón estricta de por medio, informar el estado conductual, el estado semestral con respecto a notas, el éxito de un estudiante, o una cita rutinaria entre el apoderado y el docente para informar sobre el estado de un alumno.

El profesor debe mantener un principio conductual a la hora de desarrollar el acto comunicativo. Debe ser asertivo. ¿Qué es ser asertivo? La asertividad es una característica conductual que poseen las personas al comunicarse, no recaen en la agresividad ni tampoco en la pasividad, existe un equilibrio, el cual debe ser entendido mediante el manejo y consciencia de la “inteligencia emocional” que tengamos como individuos. Es por ello, que debemos manejar minuciosamente nuestra comunicación con un apoderado, tratar de evitar malos entendidos, no recaer en la subjetividad de emisión de juicios, usar un lenguaje formal, utilizar una retórica que se aleje de la rabia, ansiedad, etc. Dependiendo de la situación de la entrevista y su finalidad, debemos contextualizar nuestro argumento. Por ejemplo: si vamos a informar y recoger información de la mala conducta de un estudiante, el docente debe desenvolverse de manera asertiva, no emitiendo un juicio de valor que pueda intimidar o despertar ira natural en el apoderado (no se puede catalogar al estudiante de “malo” bajo motivo alguno). El docente debe enfocarse en recopilar la información suficiente para comenzar a tomar medidas a beneficio del aprendizaje del alumno (consultar sobre problemas que puedan explicar la conducta o desempeño del alumno, lugar de estudio existente en el hogar, problema emocional, etc.). Si la razón de la entrevista es informar un óptimo desempeño por parte del estudiante, el docente debe dar juicios de valor que fomenten a la estimulación tanto del padre y en efecto en el mismo alumno.

En conclusión, como futuros profesionales de la educación, debemos aplicar el “Dominio D” del “Marco para la buena enseñanza” “Responsabilidades profesionales”, para cumplir el rol de mediador entre el apoderado, la institución educativa y el aprendizaje del alumno en cuestión. La asertividad va acompañada con el manejo que tengamos de nuestra propia inteligencia emocional, que nos dará las habilidades para comunicarnos sin caer en conflictos con los apoderados. 

¿Cómo puede favorecer el Podcast al aprendizaje?

Primero, hay que entender que es un Podcast. Es como una especie de suscripción a un blog, en donde podemos obtener diverso material con carácter auditivo y visual, y con una temática variada, se cuenta con entrevistas, debates, música, documentales, etc. Los Podcast son un instrumento muy valioso para el ámbito didáctico – educativo, pues son instrumentos audiovisuales con una alta gama y variedad en temas, nos entregan material auditivo o visual de gran valor, lo que ayuda a complementar una temática desarrollada en el aula de clases. Por ejemplo, si en lenguaje y comunicación, estamos viendo teóricamente el debate o la entrevista, nos podemos servir del Podcast para tener un respaldo visual o auditivo, con el fin de favorecer al aprendizaje de todos los alumnos, teniendo como material de apoyo el audio de una entrevista, de un debate, como también poseer un respaldo audiovisual, todo esto fomentará a que el proceso de enseñanza – aprendizaje logré una asociación significativa a la hora de estudiar una temática determinada. La incorporación del Podcast al ámbito educativo, es una muestra de como las tecnologías van de la mano con la transformación, cambio o evolución de la educación a medida que se concibe el progreso tecnológico de nuestra época. El proceso de enseñanza y aprendizaje debe adaptarse a las nuevas tecnologías emergentes, con el fin de aprovecharlas y utilizarlas a su favor. 

¿Cómo validar la información obtenida por Internet?

¿Cómo validar la información obtenida por Internet?

Primero que nada, debemos entender la funcionalidad de un concepto, el cual es: discriminar. Nosotros a la hora de discriminar estamos separando ciertas características de un “algo especifico”, en este caso, la información con un fin académico. ¿Cómo dar seriedad o seguridad a la información recogida por internet? Esto resulta ser muy fácil, pues, por ejemplo; en una clase de literatura estamos hablando sobre existencialismo, lo primero que debemos indagar es en qué es el existencialismo, lo mejor es buscar en libros o enciclopedias para tener una respuesta firme o segura. Una vez obtenida la explicación primordial del tema a tratar, se debe entrar a profundizar entre los diversos autores de la temática, que poseen la idea estructural del cimiento mismo del tema. Podemos consultar en “wikipedia” o en otros “sitios web”, pero si o si, hay que entrar en la lectura de los distintos autores antes de recoger información a través de páginas de internet.

Estos temas resultan ser bastantes extensos, y por ello, siempre nos podemos encontrar con diversos estudios al respecto. Pero acá el cuidado de las fuentes debe ser muy riguroso. Lo mejor en estos casos, es verificar la autoridad del autor, pues en internet cualquier persona puede publicar contenido sin ninguna restricción de por medio. Debemos indagar en la ocupación del autor (que puede ser un doctor o un académico/estudioso especialista del tema, etc.).

Si bien, el reconocimiento de autores del tema es una parte, lo otro es entrar a analizar página por página, pues se nos presentará un extenso número de sitios web. A partir de la consulta bibliográfica del tema, del estudio de los autores y la discriminación respectiva de los ejecutores de estudios web, tendremos las herramientas para diferenciar la información procedente a partir de su calidad, veracidad y seriedad.  

Pruebas Estandarizadas.

La prueba estandarizada es aquella que se ha constituido mediante una norma y se evalúa mediante su efecto a la hora de emplearla en algún grupo o área determinada, ejemplo: pruebas de coeficiente intelectual, pruebas de selección académica, pruebas de índole médico, etc. Por lo tanto, la prueba estandarizada debe desarrollarse a base de una serie de consideraciones, condiciones y criterios.

Debemos entender, que la estandarización en sí, apela a la utilidad de los resultados, por ejemplo: En el caso de la PSU, lo que se quiere evaluar y comprobar, es la aprobación académica que posee un estudiante para entrar al estudio de una determinada disciplina o área.

Aspectos fundamentales:

  1. Medición o Validez: La estandarización en una prueba que es “acertada” si su función es “medir lo que se quiere medir”. Por ejemplo: En la PSU hay un tipo de estándar que es el  encargado de organizar las preguntas acorde a su temática y contenido, dentro de todo esto nos encontramos con márgenes de error, y de estos dos polos: valido/correcto y error/incorrecto, se desprende el puntaje, el cual mide el conocimiento correspondiente.
  2. Certero y fiable: El estándar debe comprobar su valides en sus resultados por medio de una respuesta universal del elemento evaluado. Por ejemplo: Vemos que en Chile, los distintos establecimientos educativos (públicos, subvencionados y privados), muchas veces demuestran la determinación de los distintos sectores sociales a la hora de medir las capacidades académicas de los estudiantes, es decir, a nivel estándar, existe una certeza aproximada en los resultados, pues los contrastes son evidentes en los distintos sectores educacionales en el ámbito social.
  3. Cercanía y Exactitud: Este elemento se liga mas que nada en el parámetro de la ciencia y la salud (pruebas médicas, etc.). Pero también podemos deducir y analizar que en la educación, una prueba estandarizada a causa de la conformación de su exactitud, puede entregarnos resultados de medición bastantes exactos, a la hora de evaluar el conocimiento, pero al mismo tiempo, esto es relativo, ya que condiciones externas e incluso biológicas (malestar físico, tensión, presión, etc.), pueden afectar en la medición.

Preguntas de la prueba (3, 4 y 6)

Sobre las finalidades y funciones ¿Por qué? Y ¿Para qué evaluar?

La finalidad y el fin, alude al propósito que trae consigo el proceso mismo de la evaluación. Mientras que la función recae en el entorno, tanto del proceso de enseñanza – aprendizaje en si, como en sus protagonistas y sus espacios (institución, sociedad, etc.). La sociedad es un concepto importantísimo dentro de las finalidades y funciones, pues es aquí donde se desarrolla gran parte de ellas. El propósito en sí, tiene su origen en la formación de los estudiantes acorde a su rol social, dejando el análisis abierto para contemplar las competencias, habilidades, valores transversales, etc. La función del control: Se puede hablar del poder del control, que consiste en la implementación arquetípica de una idea, a modo de regulador social, con respecto a: lo normal, correcto, excelente, comportamiento, etc. Toda esta enseñanza tiene un carácter implícito, pues se desarrollan como valores transversales. La función social: Tiene como principal finalidad, formar a los estudiantes en relación a las competencias, habilidades, y aprendizajes, que le ayuden a desenvolverse en su determinado contexto. La función Pedagógica: Orienta, diagnostica, contextualiza y prepara a los estudiantes, por medio del mismo proceso de enseñanza – aprendizaje. El por qué y para qué evaluar, responde al factor social de la educación, el cual espera la formación optima e integra de los estudiantes, ya sea en valores de índole transversal, o en las habilidades, conocimientos y competencias, que necesitan los alumnos para desenvolverse en sociedad.

Sobre el Objeto de evaluación ¿qué evaluar?

El objeto a evaluar, tiene una relación directa con la metodología o técnica para concebir el aprendizaje. Pero debemos tener muy en cuenta, el concepto de individualización del estudiante. Las metas, concepciones, intereses y motivaciones de los alumnos son distintas, como también el ritmo a la hora de desarrollar el aprendizaje. Por lo tanto, el profesor debe ejercer la enseñanza a modo general y social, con el fin de llegar a cada uno de sus alumnos. Por ejemplo: Si el objeto de evaluación es: los niveles de habla, el profesor debe contextualizarse a modo de ejemplo cotidiano y general (aludiendo a frases típicas, sucesos de actualidad, cultura popular, etc.). El qué evaluar, alude directamente a las herramientas que se utilizarán en el proceso de enseñanza, por ejemplo: los instrumentos, metodología, criterios, objetivos y programas, etc.

¿Qué es la evaluación autentica?

La evaluación autentica, es aquella que trata de desprenderse de la subjetividad, apelando a la autenticidad de una evaluación, con el fin de que esta sea más justa para los alumnos. Es primordial que el profesor utilice la observación, pues hay habilidades muy variables dentro de los estudiantes, por ejemplo: el profesor debe rescatar el esfuerzo, perseverancia, interpretaciones, relaciones contextuales, que los alumnos pueden desarrollar ante un determinado tema. El ritmo del aprendizaje es distinto en todos, como también la individualización de la educación. La inteligencia es autentica, varia en muchos aspectos y facetas, por ende, es rol del profesor, evaluar a partir del cimento generado del conocimiento de sus alumnos.

Ejemplo de encuesta mal formulada.

http://survey.euro.confirmit.com/wix2/p955533062.aspx

IATA, es una compañía de vuelos, que elaboró una encuesta para sus usuarios. La primera pregunta es: “… Ha viajado en avión los últimos 12 meses…”; las alternativas para responder son “Si o No”. Luego se presenta una incongruencia lógica en la formulación de la segunda pregunta, pues se consulta sobre: “… Cuántas veces ha volado en los últimos 12 meses…”; hay dos categorías a la hora de responder, pues el viaje puede ser “por ocio” o “por trabajo”, y las opciones son: 1 – 4, entre 5 y 10, más de 10, y “ninguna”. He aquí la principal incoherencia lógica de la encuesta, pues anteriormente ya se preguntó si se ha viajado durante los últimos 12 meses, y al optar por “Ninguna”, se evade de un modo u otro la respuesta anterior. Para la siguiente pregunta “… ¿En qué clase ha viajado con más frecuencia durante los últimos 12 meses? …” las opciones son “primera”, “económica”, pero al final también se da la alternativa “No he volado en los últimos 12 meses”, esto hace que el sistema inicial de dicha encuesta se encuentre mal formulado. 

¿Qué es la Evaluación Diferenciada?

La evaluación diferenciada, es aquella que consiste en centrar la atención pedagógica en las características individuales del alumno en torno a la problemática de concebir el aprendizaje de forma debida. Es preciso realizar dicha evaluación, puesto que es para el beneficio pedagógico del alumno en cuestión. Todo esto recae en estudiantes con características diferenciadas en el aprendizaje, las cuales pueden traer obstáculos a la hora de evaluar, y están condicionados por: alteraciones sensoriales o motoras, trastorno en la escritura, lectura, etc. También podemos hablar de un aprendizaje limítrofe o adyacente (es más lento que lo normal). 

Teniendo ya en cuenta los aspectos mencionados, ahora nos queda indagar en cómo evaluar de forma diferencial. Los métodos pueden ser diversos, y por lo general, se enfocan en la apreciación individual y particular del alumno en cuestión. Por ejemplo: Interrogar de forma oral y didáctica a un alumno con problemas en una determinada materia. Hacer trabajos de investigación para alumnos que presenten algún impedimento especifico, como es el caso de Educación Física y los estudiantes con un  problema de índole físico. 

En lo que respecta a la evaluación mediante pruebas, se debe regular la exigencia, jugando con varios aspectos ligados a la complejidad. Ejemplos: Utilizar imágenes para reemplazar a la lectura, puesto que hay dificultad con ésta última. Exigir un porcentaje menor para el alumno con características diferenciadas, si se exige un 60% al grupo curso de forma general, se debe disminuir la exigencia para el alumno diferenciado. La escala es de 1.0 a 7.0, por ende, no se le niega la nota 7 al alumno. 

La evaluación diferenciada, es parte de la habilidad y competencia que tiene el profesor en parámetros técnicos - pedagógicos. 

La observación como medio de evaluación.

La observación es indispensable para el ser humano, puesto que para tomar una determinada acción, debemos recurrir a la observación del medio, con el fin de dar un juicio de valor. El nexo entre “observación” y “juicio de valor” es cotidiano, pero connaturalmente también es formal, recayendo en el ámbito educativo.

La observación de por si, es un método de evaluación. Por ejemplo: las listas de cotejo y las rubricas, son instrumentos de observación para evaluar. Ante una evaluación “X”, podemos utilizar una lista de cotejo y observar las características y conductas esperadas del alumno con respecto a un proceso o actividad especifica. Las características o conductas esperadas corresponden a la recolección de datos de la lista de cotejo para entrar a evaluar habilidades o destrezas esperadas en el estudiante. Lo mismo ocurre con la rubrica, es un método de observación y de evaluación, puesto que se deja constancia de la información recogida por medio de la contemplación de criterios ya instaurados en la rubrica. 

Rubrica y Marco para la buena enseñanza

La siguiente rubrica, presenta los criterios y clasificaciones que se emplearían para evaluar un debate entre los alumnos. La temática sería “El Debate”, dentro de los actos de comunicación. La actividad constará de 4 horas pedagógicas.



 

1) Dominio A: Preparación para la enseñanza: El profesor debe tener un amplio manejo de sus disciplinas, y al mismo tiempo, debe tener las habilidades y competencias para transmitirlas de forma óptima. Por ende, la creación de una rubrica como herramienta de aprendizaje es muy favorable, puesto que el profesor debe demostrar el conocimiento de la temática (en este caso, el “Debate”). Al mismo tiempo, encontrar la forma de transmitirlo de forma efectiva. La estructura de la rubrica, permite al profesor, orientar a sus estudiantes acorde a ciertos puntos específicos del tema a tratar, éstos, al ser desarrollados concebirán el aprendizaje a la hora de entrar a evaluar.

 

2) Dominio B: Creación de un ambiente propicio para el aprendizaje: El profesor debe dar énfasis al contexto en todos sus ámbitos, no sólo en lo material. Crear un contexto social, de interacción, de afectos, etc. El debate, es una opción eminente para crear ambientes de interacción y dinamismo. Los estudiantes serán evaluados en relación a su capacidad de interactuar con sus compañeros, de argumentar, y de mantener un margen de respeto en un espacio de discusión formal. La construcción del conocimiento/aprendizaje estará cimentada desde una base didáctica, que será ejecutada por los mismos estudiantes.  Destacar y apoyarse en las fortalezas de sus estudiantes, es otra labor del “marco para la buena enseñanza” en relación a este dominio. La rubrica evidenciará las fortalezas que los estudiantes tengan en el desarrollo de una habilidad en especifico, ejemplo: su habilidad de argumentar, concretar ideas, interactuar, etc.

 

 

3) Dominio C: Enseñanza para el Aprendizaje de todos los estudiantes: El compromiso de los alumnos en relación a su aprendizaje, se concretará, pues ellos al entrar en el “Debate”, serán los protagonistas del proceso de enseñanza/aprendizaje. El profesor debe organizar situaciones interesantes, con el fin de estimular los aprendizajes y motivar a sus alumnos. Es por esto, que la rubrica es un elemento conveniente si se emplea de forma adecuada con ayuda de alguna actividad, que en este caso corresponde al debate. Por ultimo, el profesor podrá monitorear los aprendizajes, ya que la rubrica dejará constancia a partir de la evaluación efectuada en cuanto a los criterios y su respectiva categoría.

 

4) Dominio D: Responsabilidades profesionales: Entregar una educación de calidad es una de las metas de este dominio, para ello, se deben reforzar las carencias que presenten los alumnos. Descubrir las dificultades de los alumnos y ayudar a superarlas. La rubrica nos facilitará con certeza las deficiencias que cada alumno presente de forma individual, esto es lo primordial para comenzar a trabajar en la estimulación de debilidades.

              Otros instrumentos de evaluación que podemos utilizar


Como logramos observar anteriormente, la rubrica, es un instrumento de evaluación que se puede ligar satisfactoriamente con el “Marco para la buena enseñanza”, pero al no ser el único instrumento para evaluar, podemos tratar con otros, tales como:

1) La lista de cotejo: Nos permite fichar el comportamiento observado en torno a las habilidades y competencias esperadas en el alumno. Por lo general, es un listado, en el cual se enmarcan dos puntos: uno afirmativo, y el otro positivo. Ejemplo:

 2) Escala de rango: Consiste en un conglomerado de características, evaluadas por rango, con el fin de acordar el nivel (en relación al rango). Ejemplo: